skip navigation

LOS ROUGHNECKS CAYERON ANTE UN RENO MÁS EFICAZ

By Angel Garcia, 09/29/18, 11:00PM CDT

Share


Alex Covarrubias foto de David Calvert

English Version

RENO 1868 –2-0- TULSA ROUGHNECKS

RENO 1868: Bersano, Richards, Carroll, Griffiths, Lacroix, Wehan, Mfera, Abend, Casiple, Hoppenot  (Graff, 88) y Brown (Thiaw, 90).

TULSA ROUGHNECKS: Cerda, Paris Gee (Tayou, 83), Morton (Jusino, 46), Muñoz, Vukovic, Mirkovic, Covarrubias (Isaac Diaz, 59), Servania, Rivas, Tavares y Gamble.

Goles: 1-0 (min. 26): Brown. 2-0 (min. 31): Carroll.

Incidencias: Tarjetas para Servania, Mirkovic, Cerda

Comentario: Cuando el portero es lo mejor del equipo, se dice todo. Los Roughnecks tuvieron en Fabián Cerda a su mejor hombre en el choque que les midió en tierras de Nevada al equipo de Reno 1868, un bloque con otras necesidades importantes mirando siempre a asegurar el playoff cuanto antes. Lo de los de Tulsa ayer se ciñó a aguantar el tipo hasta el primer gol y tratar de salir a la contra de forma inmediata, pero nada. A nivel ofensivo el equipo de Nsien tuvo menos acierto que en partidos anteriores con la mala fortuna de tampoco crear ocasiones de gol.

El partido comenzó con igualdad aunque siempre mostraban más mordiente los de casa con un Fabian Cerda, sencillamente brillante, desbaratando todas las oportunidades que tenían los de Reno. Hasta en tres ocasiones antes del primer gol de los locales, tuvo que intervenir el meta chileno de los Roughnecks para defender a los suyos. Pero en apenas cinco minutos, los de Reno se pusieron por delante logrando los dos goles que les darían posteriormente la victoria final. Primero fue Brown, logrando su tanto 19 en la campaña en jugada individual, y cinco minutos más tarde, Carroll, que lo hacía de cabeza a la salida de un saque de esquina. Fue suficiente. Con ese resultado se alcanzaba el descanso con un equipo de Nsien al que le costó mucho crear peligro cerca de la meta del equipo de Nevada, muy serio en su línea defensiva sin apenas dejar espacios para los atacantes de Tulsa.

En la reanudación, el equipo de Nsien trató de jugar más junto, sin dar espacios al rival y presionando su salida de balón. Parecía otro equipo pero sin apenas llegada al campo del equipo de casa. Este se bastaba con defender sus posesiones sin dejar espacios a la contra a unos Roughnecks con lagunas creativas en su centro del campo. De ahí los cambios siempre en busca de más posesión. Y se gustaba con el balón el cuadro de Nsien pero apenas cerca de la meta de Bersano. Al final cuando el resultado parecía cerrarse llegó la jugada de la pena máxima del equipo local. Brown era derribado por Fabián Cerda en el área local y, cuando se atisbaba el tercero de los de Reno, Cerda despejaba el remate desde los nueve metros del atacante local.

Ahora, los de Tulsa esperarán el próximo sábado el partido ante los Río Grande Valley de Texas en un duelo en el que los de Nsien desearán volver a mostrar la brillante imagen que han exhibido en los últimos partidos como locales en el ONEOK Field.