skip navigation

LOS ROUGHNECKS NO PUDIERON NUNCA CON EL EMPUJE DE LOS TIMBERS 2

By Angel Garcia, 09/09/18, 5:45PM CDT

Share


D.J. Dean foto de Craig Mitchelldyer

English Version

PORTLAND TIMBERS 2 - 4-0-TULSA ROUGHNECKS FC

 

PORTLAND TIMBERS 2: Mangels, Tuiloma. Jadama, Smieth, Farfan, Zambrano (Anguiano, 88), Lewis, Asprilla, Barmby, Loria (Arboleda, 65) y Langdorsf (Williams, 88).

 

TULSA ROUGHNECKS FC: Gentry, Tayou (Jusino, 46), Claudio Muñoz, Morton, Vukovic, Mirkovic (Isaac Diaz, 59), Covarrubias, DJ Dean (Christian Rodríguez, 79), Tavares, Gamble y Ferreira.

 

Goles: 1- 0 (min. 13): Tuiloma: 2-0 (min. 24): Loria, tras un corner: 3- 0 (min. 45 (+2): Barmby. 4-0 (min. 84): Arboleda.

 

Incidencias: Providence Park de Portland. Amarilla para Barmby

 

Comentario: Dura derrota para los Rooughnecks en su último partido de la gira por la costa del Pacífico. Una derrota que se sostuvo en unos malos minutos en la primera parte, imposible posteriormente de remediar. Los de Tulsa trataron de intentar hacer su juego pero encontraron a sus puntas en muy contadas ocasiones.

Era el ultimo partido del equipo de Nsien tras varios encuentros como visitante fuera del ONEOK Field y no fue lo esperado. Los de Tulsa aparecieron al choque con mucho cansancio, sin las ideas claras y a un horario muy extraño. Les costó encontrarse, hallarse en un espacio donde los de los Timbers se encontraban muy cómodos tanto como para hacerse los amos del partido desde el inicio y comenzar a mandar en un césped donde los de Tulsa no encontraban su lugar. Por eso, desde el principio, los de Oregon fueron mejores y así consiguieron marcar a los 13 minutos gracias a un remate de Tuiloma que se fue al fondo de la red de Chase. Con esa ventaja todo fur mucho más sencillo para el equipo de casa. Un remate al larguero, casi inmediato, avisaba de lo que le esperaba a los de Nsien si no ajustaba sus marcas. Y llegó el segundo gol del partido cuando los Roughnecks trataban de desquitarse el peligro. Ese gol terminó de hundir las esperanzas de un equipo muy tocado en su fondo físico. Incluso, antes, un remate al larguero de los de Portland pudo haber hecho algo más en contra de los de Nsien.

Con esos dos goles en contra, el equipo de Tulsa perdió por completo su posición. E hizo, curiosamente, que los Timbers bajaran la velocidad que habían impuesto al partido pero sin perder la posesión. Con ese marcador, aunque el ritmo bajó, los de casa necesitaron muy poco para mantener el resultado. Y, cuando se esperaba el descanso, llegó el tercero gracias a un gol en el descuento de Barmby que dejaba sentenciado todo cuando aún quedaba mucho.

En la segunda mitad poco cambiaron las cosas respecto al final del primer acto. Los Roughnecks no quisieron venirse abajo pero tampoco podían atravesar las líneas de un equipo local que se dedicaba a mantener el balón esperando el error de los de Nsien. Apenas existían ocasiones. Incluso, los de Portland tuvieron la oportunidad de lograr el cuarto en una pena máxima que Chase Gentry detuvo el lanzamiento de Langsford en el 79. Cinco minutos después una internada de Arboleda suponía el cuarto. Su remate pegaba en un defensor de los de Tulsa y descolocaba a Gentry.

Lo mejor es que tras varias semanas el fútbol regresa a Tulsa este próximo fin de semana con la visita de los San Antonio en un choque que supone ver a los Roughencks tras más de un mes sin aparecer por el ONEOK Field.