skip navigation

LOS ROUGHNECKS PIERDEN EN SU MEJOR PARTIDO

By Angel Garcia, 08/29/18, 10:00PM CDT

Share

English Version

SWOPE PARK RANGERS -2-1-TULSA ROUGHNECKS

SWOPE PARK RANGERS: Dick, Lindsey, Smith, Didic, Maher, Kuzian, Busio (Rebellon, 83), Hernandez (Akhmatov, 57), Little (Decker, 61), Blackwood y Barry.

TULSA ROUGHNECKS: Cerda, Gee (Tayou, 89), Claudio Muñoz, Morton, Vukovic, Covarrubias, Servania, Tavares, DJ Dean (Rivas, 62), Ferreira y Gamble.

Goles: 0-1 (min. 15): Gamble. 1-1 (min. 27): Kuzian. 1-2 (min. 79): Barry.

Incidencias: Amarillas para Smith, Lindsey, Barry, Maher, Vukovic,

Comentario: Dolió perder en Kansas City. Posiblemente los Roughnecks jugaron su mejor partido de la temporada a domicilio, lejos del ONEOK Field, con muchas oportunidades para marcar pero unas veces los postes y otras la actuación del meta local hundieron las esperanzas de un equipo de Tulsa que mereció mucho más que volver derrotados.

Los de Nsien jugaron un partido muy serio a nivel defensivo en la primera mitad. Muy fuertes por el centrode la defensa  y con Fabián Cerda, de nuevo, providencial en algunas intervenciones, a los de Nsien no les costó encontrarse cómodos jugando replegados… hasta el gol de Gamble. El delantero de los Roughnecks aprovechó un error de los locales en su zaga para batir de disparo ajustado a media altura al meta Dick. Esa ventaja tranquilizó a los de Tulsa e hizo que los locales apuraran sus opciones adelantando sus líneas. Dominaban pero no creaban peligro pues Cerda desbarataba cualquier llegada, hasta el gol del empate en el 27. Una falta directa lanzada de forma magistral por Kuzian suponía las tablas en el marcador. El partido aumentaba su velocidad con dos equipos que trataban de imponerse aunque con la posesión para los locales. Así llegó el tiempo de descanso.

En la segunda mitad cambiaron las tornas de forma clara. Los Roughnecks se crecieron y comenzaron a dominar a la contra dando la pelota al rival. Esperaban en su campo y presionaban la salida de balón del rival para salir por velocidad. Así comenzaron a llegar las oportunidades, siempre a la contras, buscando las espaldas de los rivales. Varias de forma consecutiva pudieron poner a los Roughnecks por delante, entre ellas dos remates a la madera. Había resultado providencial la salida al campo de Rivas. El primero fue un remate lejano de Covarrubias, momentos después el propio Rivas volvía a disparar al poste. Inmediatamente Rivas veía como Dick detenía un remate suyo despejando un mano a mano muy claro… pero llegó el gol de los locales cuando se anticipaba el de los de Nsien. Fue un jarro de agua fría enorme para los Roughnecks que ya no tuvieron tiempo de lograr el empate pese a intentarlo.