skip navigation

SIN FORTUNA EN EL DEBUT EN OKLAHOMA CITY

By Angel Garcia, 03/17/18, 9:45PM CDT

Share

OK CITY ENERGY: Vanoekel, R. Dixon, Ibeagha, Cano, Hykand, Ross, Guzmán, Atuahene (Siaj, 79), Barril (Chávez, 86), A. Dixon (Twuamasi, 60) y Brown.

TULSA ROUGHNECKS: Cerda, Jusino, Paris Gee, Claudio, Ugarte, Binns, Mirkovic, Gamble, Arce (Maidana, 59), Rivas y Pírez (Tavares, 80).

Goles: 1- (min.5): Atuahene dispara desde  el borde del área y el remate se cuela por el palo corto de Cerda.

Incidencias: Taft Stadium. Buena entrada en el primer choque del Black Gold derbi. Expulsado el jugador de los Roughnecks Ugarte en el minuto 90.  Amarillas para Barril, Siaj, y los jugadores de Tulsa Claudio y Rivas.

Comentario: Mal inicio de temporada para los Roughnecks que vieron como no podían puntuar en el partido inaugural de esta competición en Oklahoma City ante los Eenergy, en el primer duelo por el derbi del Oro Negro. Un gol a los pocos minutos del comienzo de partido supuso los tres puntos para el equipo local y la derrota de los de Tulsa.

El inicio del partido fue raro, de esos que no gustan a los técnicos por su caos. Sin tiempo para colocarse en el campo llegaron las oportunidades. Primero fue Pírez, para los Roughnecks a los dos minutos, en un disaparo que se fue fuera por muy poco. Pero lo peor llegaba tres minutos después cuando el equipo de  casa conseguía adelantarse en el marcador ccon un remate de Atuahene que se colaba por el primer poste de Cerda. Comenzaba un nuevo partido con todo un mundo para remontar para el equipo de Tulsa.

Pero ese gol, por el contrario, no hizo que los dos equipos se pusieran nerviosos. Los Roughneks siguieron a lo suyo, intentado hacerse con su sitio en el campo, sin perder espaccios pero tampoco sin encontrarlos en ataque ante un equipo de casa que se cerraba muy bien en defensa. Las ocasiones llegaban a balón parado. Así el chileno Claudio lograba rematar de cabeza en dos ocasiones casi consecutives ante la meta de Vanoekel. Fue en el ecuador del primer acto cuando trataron de hacer accto de presencia sobre el área de los Energy. La posesión del balón y los remates estaban muy repartidos, pero apenas se prodigaban por banda los de Tulsa buscando más la combinación y el toque. Arce, de disparo lejano a los 33 minutos, volvía a intentarlo ante la portería de los Energy. Así se llegó al tiempo de descanso con dos equipos esperando más poder en ataque.

En la reanudación el panorama no cambió en exceso. Los de casa trataban de imponerse en el centro del campo ante un rival de Tulsa que buscaba el juego por las bandas oara desarbolar el peligro del Energy. Era una lucha constant en el centro del terreno de juego por dominar a un rival que jugaba con sus mismas armas. Todo el ritmo y el espacio era tomado en la parcela ancha, apenas se llegaba a los metas. Solo mendiante faltas y balones parados, como cuando los Energy pudieron ampliar la diferencia en una triple ocasión tras un libre indirecto. Los Roughnecks fueron capaces de defenderse del peligro con todas sus armas.

Hasta el final, los nervios fueron los grandes protagonistas. Se jugaba sin apenas transición, con los dos equipos buscando llegar a las porterías contrarias con rapidez, pero sin apenas peligro. Un remate de Brown, para los locales, en el minute 73 fue lo más destacado en cuanto al peligro claro de gol. Mientras, los Roughnecks intentaban empujar a base de presión hasta el final, pero sin suerte. Y además, con la mala fortuna de ver como Ugarte era expulsado por doble amarilla cuando casi se cumplía el tiempo.

La próxima semana volverá el fútbol al ONEOK Field. Será a partir de las siete de la tarde ante el Real Monarchs en el primer partido como locales de los naranjas en su terreno de juego.