skip navigation

NI DROGBA DETIENE EL BUEN MOMENTO DE LOS ROUGHNEKCS

By Angel Garcia, 07/22/17, 10:30PM CDT

Share

English Version

TULSA ROUGHNECKS-3-0-PHOENIX RISING

TULSA ROUGHNECKS: Cerda, Kimura, Jadama, Bourgeouis, Corrales, Hayes (Bronico, 70), Colin (Ugarte, 88), Paris (Thierjung, 80), Caffa, Rivas y Svantesson.


PHOENIX RISING: Cohen, Vasquez (Gray, 66), Dia, Ramage, Wakasa, Timm (Wright-Phillips, 46), Gavin, Watson, Avila, Hurlow (Johnson, 46), y Drogba.


Goles: 1-0 (min. 14): Svantesson, de cabeza, tras un córner. 2-0 (min. 44): Hayes aprovechando un error de Timm. 3-0 (min. 84): Thierjung, de volea.


Incidencias: ONEOK Field. Se paró durante el partido para refresco de los jugadores ante las altas temperaturas. Amarillas para Hayes, Watson y Wright-Phillips.

Comentario: Los Roughnecks están de dulce. Una victoria más como locales ante un equipo que daba más miedo por nombre que por juego. Los de Phoenix no demostraron nada en Tulsa siendo maniatados en todo momento por un equipo local que hizo un juego tan efectivo como victorioso.


Se esperaba a otro equipo de Phoenix conociendo el potencial ofensivo del que disponían, pero nada fue real. El equipo de Vaudreuil salió màs centrado, apretando en a posesión y sin dejar huecos ni resquicios en su defensa a un rival que apenas inquietó durante la primera mitad la meta de Cerda. Solo un remate de falta directa de Drogba, en el 20, que despejó el meta chileno. Poroc màs para un equipo que vende más ruído que fútbol, que tenís unas lagunas enormes en la creación y que comete errores de principiantes en su zaga, precisamente donde el equipo de Tulsa ha ganado presencia en las últimas fechas. Eso y actitud, porque los Roughnecks parece que juegan a otra cosa que fechas atrás. Tienen ideas claras y definen su credo con una facilidad inusitada. A ello les ayuda que son capaces de definir sin problemas. De ahí que en la primera mitad enchufaran las dos ocasiones más claras; la primera, el gol de cabeza de Ian tras un saque de esquina. La segunda, al borde del descanso, cuando Hayes aprovechó el regalo de Timm para marcar desde cerca y dar tranquilidad de los naranjas. Poco màs claro de gol pero si en cuanto sensaciones, con un bloque que sabe lo que hace, que es más serio en el control y que no sortea la pelota.

Fue una mitad muy clara para los Roughnecks, un equipo que apenas se vio amenazado, un conjunto fuerte que se bastó con seriedad y humildad para irse al descanso con clara ventaja. Enfrente, los de Arizona no expusieron motivos para conseguir más en esa primera parte en la que fueron barridos del terreno de juego.

En la reanudación los de Phoenix intentaron mostrar màs aunque siempre se toparon con una defensa naranja muy férrea, sin dejar huecos, muy centrada en sus tareas defensivas. Los de Vaudreuil intuían lo que sucedió, una embestida inicial de sus rivales más por posesión que por ocasiones. Aguantaron y soportaron el control visitante hasta verles caer físicamente e intentar llegar a la contra. Pese a los cambios de los Rising, el equipo local supo jugar sin balón, mantenerse juntos, sin perder nunca la situación. Y encima, a diez del final, vieron el debut del atacante Thierjung que además se produjo con gol en su primer balón de peligro. Un remate de volea ajustado al palo corto del meta visitante ante el que nada pudo hacer.

Hasta el final, los de Vaudreuil se gustaron manteniendo la pelota, midiendo el tiempo del partido ante un rival que defradudó con jugadores con mucha historia pero con poco que mostrar ante el mayor empuje y entusiasmo de los Roughnecks.


Foto de Matt Christensen