skip navigation

FABIAN CERDA DA EL PASE A LOS ROUGHNECKS

By Angel Garcia, 06/01/17, 12:30AM CDT

Share

ENGLISH VERSION

TULSA ROUGHNECKS-7-SAN ANTONIO-6-

TULSA: Cerda; Kimura, Bourgeuis, Jadama, Corrales; Ayala (Ballew, 58) (Ugarte, 113), Colin, Rivas (Pavel, 100), Calistri, Caffa y Svantesson.

SAN ANTONIO: Restrepo; Newman, Ibeogha, Hendrick, Cochrane, Ojong, Maxi (Vega, 54), Forbes (Ajeakwa, 68), Chin (Araujo, 82), Castillo y Hassan.

Goles: (todos ellos en la tanda de penalties). Marcaron para los Roughnecks Caffa, Calistri, Cerda, Jadama, Ugarte, Colin y Svantesson. Erró Pavel. Por San Antonio marcaron Castillo, Araujo, Vega, Hassan, Ajeakwa y Newman. Fallaron Ojong y Restrepo (ambos los detuvo Cerda).

Incidencias: Campo de la Universidad de Tulsa ante un millar de espectadores. Fueron amonestados Bourgeouis, Ballew, Newman, Chin y Vega.

Comentario: Los Roughnecks hicieron historia con un equipo sufrido y muy sacrificado pero que tuvo en la figura de Fabián Cerda el elemento que desniveló el choque. El meta chileno, autor de un gol en la tanda de penalties y que detuvo dos a los lanzadores texanos, fue la clave para amarrar una victoria que coloca a los de Vaudreuil en cuarta ronda de la Open Cup, la mejor clasificación de los naranjas en toda su historia. El rival al que se medirán ahora en esa siguiente fase será el FC Dallas, uno de los favoritos al título y que toma parte en la Major Soccer League.

El partido fue muy disputado, con reparto de tiempos entre ambos bloques, con dominio alterno y con pocas oportunidades con dos equipos más temerosos a nivel ofensivo tratando de mantener el tipo y la forma del bloque cuando defendían. En la primera mitad, el cuadro de Vaudreuil dispuso de minutos muy buenos, con control y llegada, pero con escaso acierto ante el meta Restrepo. Enfrente, el San Antonio mostraba el porqué de su situación en la tabla; muy bien aposentado en el campo, jugando con ayudas y llegando. Pero era el partido de las defensas. Ambas se imponían a los ataques y mostraban el camino para no fallar. Realmente con el paso de los minutos hubo pocas llegadas. Se alcanzaba el borde del área pero poco más, lo que obligaba a los atacantes a intentar desde lejos sorprender a los metas. Y ahí estaban Restrepo y, sobre todo, Fabián Cerda, el protagonista del duelo. Hasta en tres ocasiones, antes de las penas máximas, salvó a los suyos en los remates de los delanteros de los visitantes, claros favoritos a la victoria antes del partido de acuerdo a la tabla liguera.

Pero en partidos como estos, a doble o nada, vencer es como un juego de mesa. No basta tener las mejores cartas, solo jugarlas y apurar al rival hasta hacerle caer en el error. Y ahí el equipo de Vaudreuil fue generoso en el esfuerzo, más incisivo, en definitiva, más equipo, jugando como tal. La defensa estuvo de cine, las ayudas en el centro del campo funcionaron y ninguno dejó de luchar. Y cuando falló, apareció Cerda. Poco más que decir en un choque de 120 minutos, con demasiadas ventajas y pocos daños en la red.

Si algo hay que destacar fue el papel de Fabián sobre los demás. Sin minusvalorar al resto, pero en el momento clave la aparición de Cerda hizo la diferencia, como estilete del equipo, dando esperanza a un equipo que se repuso al error de Pavel en el lanzamiento de penalti y tomando con autoridad la pelota para asegurar el suyo como los grandes lanzadores. Parar otros dos fue la consagración, como las lágrimas que vertió al final, explotando su talento debajo del marco. Un gran día para todos los naranjas, para Vaudreuil, que supo leer el partido desde el banco, para la grada… y para Fabián Cerda, mayúsculo en su rol.


Fabian Cerda foto de Cody Bookout