skip navigation

LOS ROUGHNECKS VENCEN CON SUFICIENCIA

By Angel Garcia, 05/28/17, 1:45AM CDT

Share

English Version

TULSA ROUGHNECKS-3-PORTLAND TIMBERS 2-1

ROUGHNECKS: Cleveland; Kimura, Jadama, Ugarte, Corrales (Dekovic, 51), Brandt, Fernández (Calistri, 84), Ballew, Caffa (Bourgeois, 77), Rivas y Svantesson.
PORTLANS TIMBERS 2:
Hamilton; Hanson, Clarke (Amick, 46), Batista, Bjormethun, Ze,anski (Lowe, 56), Lewis, Bodily (Cicerone, 46)' Bijev, Mohamed y Williams.
Goles: 1-0 (min. 17): Rivas; 2-0 (min. 25): Caffa, de penalti; 2-1 ( min. 35): Bijev; 3-1 (min. 41): Svantesson.
Incidencias: Oneok Field. El partido estuvo suspendido por las condiciones meteorológicas durante casi una hora. Fueron amonestados Ugarte, Dekovic, Fernández y el visitante Bjormethun.
Comentario: Victoria regeneradora de autoestima oara unos

Francisco Ugarte foto de Matt Christensen

Roughnecks que necesitan volver a saber lo que era vencer tras las dos últimas derrotas a domicilio por el Oeste del país. Los de Vaudreuil lo hicieron de forma sobrada en la primera mitad, sin necesidad de apurar en el segundo acto después del parón por el tiempo extremo, algo que hizo que el partido ya no tuviera la misma intensidad.
 

La realidad es que el equipo naranja salió como sabe hacerlo como locales; mandando, tratando de llevar el peso del partido y controlando la posesión. Parecía fácil, pero el gol tardó más de un cuarto de hora en llegar. Fue Rivas el que consiguió derribar la muralla de los de Oregon, un equipo que, al principio, salió a la expectativa, a esperar lo que podía dejar hacer el equipo de Tulsa.

Ese gol dio alas a los locales que, apenas ocho minutos después, lograba el segundo de penalti tras unas manos cometidas por Bjormethun en el área. El capitán Caffa se encargó de definir desde los el punto de la pena máxima. Los de Vaudreuil llegaban y dominaban con el relax del marcador pero con la paciencia del artesano para crear sin agobios... hasta el gol del Portland a diez minutos del descanso. Reducía Bijev la diferencia y aumentaba los nervios de los de Tulsa que esperaban al descanso cuando Ian Svantesson definió como él sabe demostrando el porqué de su posición como máximo artillero naranja. Con ese resultaso favorable se llegaba al descanso.
 

En la reanudación ambos equipos imaginaron un nuevo escenario. Salieron a romper, buscando ser los dominadores... pero el tiempo, con la lluvia como testigo, se convirtió en protagonista. El duelo tuvo que ser suspendido hasta casi una hora. Cuando se rreanudó las revoluciones decrecieron con un equipo local que apenas quiso forzar tratando de mantener un resultado que, al final, hizo justicia.
Ahora, los aficionados tendrán que esperar a una gran cita, la del miércoles en la Open Cup ante el San Antonio en la Universidad de Tulsa. Un resultado favorable puede suponer que los de Vaudreuil se midan a los Dallas de la MLS en la siguiente ronda de la competición, un aliciente a tener en cuenta.


Brandt Bronico foto de Lori Scholl